viernes, 18 de noviembre de 2016

Un pizca de historia: religión patriarcal y brujas.

     El patriarcado es desde hace miles de años la única forma de sociedad que hemos conocido en casi todo el mundo, por suerte de un tiempo a esta parte la situación ya no es tan aguda como antes, pero no penséis que está superada... Pequeños reductos se han mantenido siempre en tribus o pequeños pueblos en los que a la mujer se le ha dado la importancia que merece. El hombre se hizo con los mandos poco a poco y fue quitando a la mujer su libertad, sus derechos y ha acabado convirtiéndola en algunos pueblos en poco más que un mamífero que solo sirve para procrear y a quien puede poseerse cual vaca o caballo.
     La religión ha evolucionado de muy diversas maneras desde que el ser humano existe y tiene conciencia de su espíritu: los  dioses que adoraban los primeros habitantes humanos de la tierra eran los venerables de la caza, el hogar, el sol, la luna... pero por sobre todos ellos se reconocía a la "gran matriz", la madre engendradora de vida, la madre naturaleza y el poder divino universal que otorga vida a todo en la tierra. La mujer representa y es viva imagen de la madre de todo lo que conocemos, por lo tanto debe ser respetada y valorada por lo que es. Tan claro es esto como que sin el hombre no sería nada, pues necesita fecundación para poder crear vida en su vientre. Igual que la tierra necesita el sol, el agua o el viento para poder hacer crecer los árboles y toda la vida sobre ella; así la mujer necesita al hombre y el hombre a la mujer para poder crear más vida.
     Según la humanidad fue evolucionando las mujeres fueron perdiendo importancia por su fragilidad, cuando el hombre vio que el era más fuerte y podía dominarla, simplemente lo hizo. Por supuesto siempre ha habido hombres que han valorado y amado a la mujer y siempre los habrá, pero la generalidad era lo contrario. El ser humano olvidó su parte espiritual y se centró en la material. Dejó de vivir en su cuerpo y su alma y empezó a vivir en el exterior, solo influenciado por cosas externas y esto se ha ido acusando con el paso de los años y de los siglos. Se olvidó de su intuición y de su poder interior, de su sabiduría ancestral y de los distintos planos de la existencia. Se olvidó de sus dioses y fue cambiándolos a  placer según sus necesidades materiales o según historias que algunos inventaron. Pero en muchas mujeres siempre se mantuvo la esencia divina del ser humano, mantuvieron la intuición y supieron cuando alguien era bueno o malo o cuando algo era propicio o no lo era, transmitieron sus conocimientos sobre sanación con plantas y energías e incluso algunas mantuvieron vivos los ancestrales conocimientos sobre la magia o manejo de energías con un fin determinado. Y hasta que la iglesia cristiana decidió comenzar la "caza de brujas", la gente siguió recurriendo a ellas como chamanas o curanderas y hasta como brujas o magas.
     Mientras tanto el grueso de las mujeres quedó relegado al cuidado de los hijos y de la casa o a ser un mero objeto sexual y de pecado. El cristianismo las convirtió en la personificación del mal porque los hombres no eran capaces de controlar sus impulsos sexuales hacia ellas (y la culpa era de ellas por tener esos cuerpos y esa sensualidad), también en seres inferiores sin capacidad para hacer casi nada no relacionado con la casa o la maternidad. La iglesia decidió que la mujer tenia unos deberes (pero nunca derechos) como complacer a su marido en todo lo que este requiriese, no salir sola, no hablar con otros hombres, no disfrutar nunca del sexo (pues su fin era solo la reproducción y el disfrute del hombre), perdonar a su marido (desde infidelidades hasta violaciones o malos tratos) y en definitiva, pagarlo caro por ser hijas del diablo. Negaron a la mujer la posibilidad de ser sacerdotisas y vivir la religión como los hombres, pues Dios solo podía ser un hombre y la mujer sólo podía representar el pecado. Tampoco el Islam se quedó atrás pues la mujeres se cubrían por completo o casi por completo y ni siquiera son consideradas personas sino mamíferos (se puede observar la escasa evolución es esta religión que hoy en día conserva e incluso ha radicalizado aún más su pensamiento).
     Durante siglos y en diferentes culturas las mujeres e incluso muchos hombres continuaron trabajando en la sombra con las energías de la naturaleza, los elementos, el sol y la luna, el fuego, el poder interior... en la sombra, pero no porque hiciesen algo malo, pues l@s bruj@s en su gran mayoría han sido "blancos" o buenos (obviamente por su creencia en el karma y en la ley de causa y efecto). Actuaban en la sombra porque la sociedad materialista cristiana decidió que todo lo que promulgara el libre albedrío, el sexo como algo natural y digno de disfrutarse, la valoración de la mujer como ser único e imprescindible y el movimiento de energías incomprensible para ellos, era algo diabólico y maléfico. Las fuerzas del mal,decían,  eran las que movían a estos practicantes de lo oscuro que solo traerían el mal para sus vecinos y debían ser destruidos por el fuego. Imposible saber el número, pero miles de mujeres (brujas o sólo envidiadas por sus vecinos) y algunos hombres fueron quemados vivos en hogueras por todo el mundo cristiano acusados de brujería y prácticas satánicas, en la mayoría de los casos sin ni una sola prueba excepto el testimonio de alguien con malas intenciones hacia ellos. Espero que el karma se haya encargado de devolvérselo.
     Por suerte, nunca pudieron extinguirlas y en tiempos modernos la brujería ha sido incluso reconocida como religión en algunos países. La wicca se creó en el siglo XX en Inglaterra de la mano de Gerald Gardner, brujo iniciado y conocedor de los ritos de un poderoso aquelarre (o coven) que unió sus conocimientos adquiridos a otros de su cosecha fruto de su propia practica, fundando una nueva religión con mezclas de otras culturas ancestrales. Por supuesto no todos los brujos y brujas actuales son practicantes de wicca, o lo son solo parcialmente aplicando en su vida los ritos con los que mas a gusto se sienten. Yo diría que la palabra que une a todos ellos y ellas es Paganismo en sus diversas variantes, una religión libre de personas libres que sienten su espiritualidad y practican la conexión con su energía y las energías  universales según lo sienten, y que viven en armonía con su entorno sin dañar a nada ni a nadie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario